Para el tratamiento de ACUFENOS:

Familia: Otorrinolaringologia

La mayoría de los especialistas médicos, una vez descartados otros factores de riesgo, mantienen un criterio general por el cual, los acúfenos no tienen solución y  como mejor remedio, al no ser una enfermedad.

Es el paciente quien tiene que intentar adoptar la postura de aceptación y hábito de normalidad y tranquilidad, hasta acostumbrarse a dicho sonido o ruido aberrante. Pero psicológicamente esto no siempre es fácil y el paciente insiste y busca tratamiento o alguna solución.

 

La mayoría de las personas, han experimentado algún pitido o zumbido durante algunos segundos, sin mayor complicación. El problema empieza cuando dicho ruido se hace permanente durante 24 horas y un día tras otro sucesivamente.

Ciertamente hay muchas personas que aceptan el ruido como un síntoma, que no duele y no debe de interferir en su vida habitual, ni emocionalmente, pero se estima que del total de personas que experimentan acúfenos, alrededor del 20% precisan de Ayuda Médica. 

 

Habitualmente los tratamientos farmacológicos emplean diferentes ansiolíticos, tranquilizantes e inductores del sueño, así como fármacos tipo, trimetazidina (Idaptan), nimodipino (Brainal), que actúan como vasodilatadores de la microcirculación arterio-venosa y antiisquémicos de la red cerebral. Sin embargo a pesar de todas las combinaciones probadas, como herramientas terapéuticas para combatir el acúfeno, no siempre la ayuda farmacológica consigue un beneficio oportuno, ni probado, en la reducción de los acúfenos.

 

Recientemente en Junio del 2012, la AEMPS_Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios, ha recomendado la suspensión del fármaco Trimetazidina  y su no prescripción para el tratamiento de acúfenos o vértigo, por sus efectos secundarios y su básicamente NO eficacia o beneficios que se obtiene con el mismo.

ACÚFENOS. Guía de Ayuda.

El tratamiento del acufeno ha sido siempre discutido y generalmente admitido por la clase médica de que tiene pocas posibilidades de solución. La teoría de la aceptación, el “tiene usted que habituarse a ello”, es la tónica general que el paciente suele escuchar cuando va a la mayoría de los centros médicos.

Aunque no existe un tratamiento único, en los últimos años, se han producido importantes cambios en el conocimiento y modo de entender los mecanismos que pueden provocar el acúfeno y en consecuencia se han desarrollado nuevas técnicas para tratar este problema.
 

En primer lugar hay que desenmascarar al acúfeno. Es decir hay que tratar de identificar cual es la causa u origen del acúfeno para proceder a diseñar la terapia y el modo de su abordaje.  Existen o hay muchas y variadas causas fisiopatológicas que pueden producir la sensación del acúfeno y por ello, es imprescindible una exploración médica y audiológica. Solo así se puede empezar, con un conocimiento del tipo de acúfeno al que nos enfrentamos.


Un diagnóstico puede incluir una exploración auditiva para conocer, de una parte, el nivel sonoro del acúfeno, frecuencias principales de perturbación, posibles “puntos gatillo” de modulación, nivel de hiperacusia y otras variables audiométricas y patológicas del oído o de la anatomía muscular del cuello y cabeza. Pero también puede ser necesario, un análisis de los factores de riesgo cardiovasculares o antecedentes personales, detectando enfermedades circulatorias o metabólicas, u otros trastornos hormonales.

 

Recomendaciones y Pasos a Seguir por el afectado con Acúfenos.

 

1. No se alarme. Si es la primera vez que acaba de sentir ese sonido de forma espontánea, sin aparente causa, lo primero mantenga la calma. Debe usted saber que el sonido “aberrante” que escucha, es un síntoma y no es una enfermedad. Pero al igual que en otros síntomas es conveniente y necesario consultar con un médico especialista.
 

2. Solicite cita con su especialista. Si ya acudió al mismo y piensa que no obtuvo una respuesta convincente, solicite una segunda opinión. Aún así, aunque le hubieren indicado que, no hay cura, que no hay solución para su problema, nosotros no estamos de acuerdo. Tiene usted que saber que si hay tratamientos diversos y válidos, entonces hay solución. “Y lo decimos con conocimiento de causa”.

 

3. No existe un tratamiento único contra los acúfenos que esté validado como universal. Y esto es lógico, porque no todos los acúfenos tienen la misma causa. Cada persona puede padecer acúfenos por diferentes problemas auditivos, por distintos cambios en su metabolismo y/o por diferentes problemas vasculares, por causas diversas en disfunciones músculo-esqueléticas, por alteraciones hormonales, etc..
 

4. Un diagnóstico oportuno y preciso es siempre necesario. Pero un diagnóstico acertado no es fácil y en todo caso en muchas ocasiones es muy complejo. Tenga paciencia controle su estrés y no se agobie; ese proceder empeorará todavía más el síntoma del acúfeno

 

5. Según qué tipo de tinnitus o acúfeno se trate, es decir dependiendo de su origen, la terapia elegida puede ser completamente ineficaz o viceversa. Pero no se desanime. A veces una terapia y decisión tan simple como un cambio de dieta y hábito de vida produce el efecto deseado; es decir que la alimentación puede hacer que el acúfeno remita a valores de percepción no molestos o incluso a su remisión total. Créalo es cierto que un tratamiento con cambio de alimentación, produce o equivale a un tratamiento con fármacos.

 

Pero ¿Cómo decidir cuál es mi terapia?

 

6. En una Unidad Médica especialista en el tratamiento de Acúfenos, con metodología y dedicación, el abordaje del acúfeno puede y debe ser tratado por un equipo multidisciplinar. La exploración y diagnóstico es lo más importante y en ocasiones, ya lo mencionamos, esto es complejo y requiere la intervención de varios especialistas médicos, audiólogos, psicólogos, etc...

 

7. Después de la exploración, estudio y valoración del trastorno, se toma la decisión de cuál es la terapia adecuada. No obstante en ocasiones se utiliza el método de prueba y error. (El método se inicia por aquella que se cree puede ser la eficaz; si no resulta así, se prueba con otra). Sin embargo esta metodología, no debe ser seguida indiscriminadamente por las personas afectadas sin un control médico. Y sabemos que ese es el modo de proceder de muchos pacientes, que muestran gran ansiedad por resolver su problema. Prueban y prueban sin control todo aquello que localizan. Este proceder sin control médico no es recomendable, ya que puede ocasionar mayores empeoramientos sin solución posterior.

 

8. La foto-terapia láser es una técnica que resulta eficaz sólo, en ciertos casos de “tinnitus o acúfenos”, cuando está originado en el oído interno. Son estos los más habituales, cierto, pero hay otras causas en las que se requiere el uso de otras terapias, tales como Neuromodulación, Terapia de Estimulación Acústica (TEA), Terapia de Hábito y cambio Alimenticio o Terapia Farmacológica, Terapia Transcraneal Magnética, Terapia de Entrenamiento y habituación psicológica (TRT. Tinnitus Retraining Therapy), etc…

 

9. La terapia de láser actúa biológicamente, con mecanismos propios físico-químicos y sus efectos son equivalentes a los de un fármaco, pero sin crear otros efectos secundarios o adversos.

 

10. La terapia láser permite garantizar en el 50-55% de todos los casos de acúfenos, una recuperación contrastable por la mejoría del perfil audiológico de la persona tratada. Sin embargo existen otros casos de acúfenos cuya etiología u origen no es solucionable con la técnica de foto-terapia. Y en estos casos hay que utilizar otras técnicas terapéuticas, que también consiguen la remisión total o parcial del acúfeno. Pregunte a su médico cuando esto sea así o explíquenos su caso en una consulta informativa sin coste para usted. Si lo desea puede solicitar una cita informativa sin coste, en el número 900 101 651 (llamada gratuita), o en nuestra propia Asociación. (vea la sección contactar).

 

Como Asociación, nos resistimos a tener que admitir el sentimiento general habitual, - “No hay solución, hay que acostumbrarse”. Le recordamos que existen varios otros tratamientos que pueden ser utilizados para encontrar la solución al problema del acúfeno, porque se ha comprobado que “si hay tratamientos, hay una posible solución también para Usted”.

 

 

 

Asociación AENORTA. Creative Commons.

No utilizar la información que aparece en Vademedicus para realizar un diagnostico médico, ni iniciar o suspender  tratamientos  sin acudir a un profesional de la medicina.

Destacados