CUIDADOS ESPECIÁLES QUE PRECISA EL PACIENTE CON UN AVC.

Familia: Enfermedades Cardio-vasculares

Función de deglución. En muchos casos presentan dificultad para tragar alimentos (disfagia), a veces se acompaña de disminución del reflejo de la tos. Es importante valorarlo para prevenir la aparición de aspiración de secreciones bronquiales (atragantamiento).

Función respiratoria. Se realizarán controles de la respiración del paciente y del aspecto de las secreciones bronquiales, se mantendrán las vías aéreas libres, se eliminaran y disminuirán dichas secreciones bronquiales. Es importante una correcta higiene bucal y nasal. Se mantendrá la cabecera de la cama ligeramente elevada.

Aparato cardiocirculatorio. Se debe controlar la frecuencia cardiaca, la presencia de arritmias, la presión arterial y la temperatura corporal. Se realizaran movilizaciones de las extremidades inferiores para activar la circulación sanguínea.

Alimentación e hidratación. Se procurará una alimentación e hidratación adecuada al paciente. Si el paciente tiene trastornos parciales de la deglución, la dieta aconsejable será la formada por cremas espesas de verduras, purés de frutas, yogur, flan, sopas espesas o sémola, carne triturada, pescados suaves y gelatinas, evitando los líquidos. En el caso de imposibilidad de la administración por vía oral se establecerá una dieta e hidratación mediante una sonda naso-gástrica (sonda que se introduce a través de la nariz hasta el estomago). Ver: dieta en el accidente cerebro-vascular y en el ictus.

Eliminación urinaria y fecal. Se procurara mantener la función de eliminación mediante una dieta adecuada (aumento en contenido en fibra e ingesta abundante de agua). Si es necesario se administraran laxantes y enemas de limpieza. Se utilizaran medios para contrarrestar la incontinencia urinaria mediante colectores de orina y pañales. Si no es posible la micción espontánea se practicara un sondaje vesical (sonda urinaria). Son muy importantes las medidas de higiene para evitar las infecciones y aparición de ulceras (cremas hidratantes).

Movimiento y mantenimiento de una correcta postura. La mayoría de los pacientes afectos de AVC presentan alteraciones de la movilidad en mayor o menor grado. Los déficits de movilización influirán en las necesidades básicas del paciente (alimentación, higiene personal, comunicación, vestirse, desnudarse, etc.). La inmovilización prolongada puede crear problemas específicos como, dolores musculares y articulares, edemas y úlceras por presión. Para cubrir los déficits que a nivel motor pudieran aparecer, se precisan en ocasiones medios mecánicos de suplencia o ayuda (articulación de la cama, trapecio, deslizadores, taburete, asas en el baño, elevadores de la taza del WC, grúas...). Debe estimularse al paciente para que pueda satisfacer por si mismo sus necesidades más elementales (siempre que el esfuerzo no este contraindicado).

POSICIÓN EN LA CAMA DE UNA PERSONA QUE PRESENTA HEMIPLEJIA (parálisis de la mitad del cuerpo).

1-Posición acostado sobre el lado hemipléjico.

 

Cama: Horizontal.

Cabeza: Apoyada confortablemente.

Tronco: Ligeramente inclinado hacia atrás, sostenido por un cojín colocado detrás de la espalda y las nalgas.

Hombro hemipléjico: Hacia abajo y dirigido hacia delante.

Brazo hemipléjico:
a- Hacia delante formando un ángulo aproximado de 90º con el cuerpo.
b- Totalmente sostenido, sobre una mesilla situada cerca de la cama del paciente.
c- El codo extendido, lo máximo posible, con la palma de la mano puesta hacia arriba.

Pierna hemipléjica:
a-Cadera extendida.
b-Rodilla ligeramente flexionada.

Brazo válido: Colocado sobre el cuerpo o un cojín.

Pierna y pie válidos:
a-Sobre un cojín en posición de marcha.
b-Rodilla y cadera ligeramente flexionadas.

2-Posición acostado sobre la espalda.

 

Cama: Horizontal.

Cabeza: sobre la almohada, sin inclinación hacia delante.

Los dos hombros (el hemipléjico y el válido): Reposando por un igual sobre la almohada.

Brazo hemipléjico:
a-Colocado sobre un cojín al lado del cuerpo.
b- Ligeramente hacia fuera.
c- Codo extendido.
d- Palma de la mano hacia abajo.
e- Dedos extendidos.
Cadera hemipléjica: Extendida y colocada sobre el cojín que sostiene el brazo hemipléjico.

3-Posición acostado sobre el lado válido.

 

Cama: Horizontal.

Cabeza:
Apoyada confortablemente, en el eje corporal.

Tronco: Ligeramente inclinado hacia delante.

Brazo y mano hemipléjicos:
a-Colocados sobre un cojín.
b-Formando un ángulo de 100º con el cuerpo.

Pierna hemipléjica:
a-Cadera y rodilla ligeramente flexionadas.
b-Pierna y pie totalmente colocados sobre un cojín.

Brazo válido: En posición confortable a elección del paciente.

Pierna válida: Cadera y rodillas flexionadas.

Es importante la prevención de ulceras por presión producidas como consecuencia de la inmovilidad del paciente. La rehabilitación se efectuara siempre que sea necesario por indicación médica. Entre los objetivos principales de la rehabilitación suelen figurar la mejoría de la movilidad, la prevención del dolor articular (hombros), la recuperación de los cuidados personales y del control de la vejiga urinaria, la adquisición de alguna forma de comunicación y la restauración del funcionamiento familiar normal. El ejercicio diario es la única manera de mejorar la fuerza muscular y conservar el movimiento. Hay que pedir y recordar al paciente que ejercite su lado sano a intervalos durante el día. Conviene redactar un plan de actividades y ejercicios.

  • Sueño y reposo del paciente. Se evitara la fatiga innecesaria, se mantendrá un plan de vigilia-sueño adecuado, procurando que el paciente no duerma durante el día, para favorecer el descanso nocturno. Procurar la máxima comodidad ambiental.
  • Higiene y vestimenta del paciente. La higiene se realizara según la dependencia del paciente. Es recomendable un baño diario, o incluso más frecuente si fuera necesario, utilizando agua caliente (en el caso de que la persona padezca trastornos sensitivos, a fin de evitar quemaduras, el cuidador comprobará la temperatura del agua) y jabón de pH ligeramente ácido(5,5). Secar e hidratar con especial atención la zona genital. Hay que conservar la integridad de la piel y de los tejidos más profundos (tejido subcutáneo), efectuando cambios frecuentes de posición del enfermo. Hay que limitar la posición de semi-sentado o aliviar la presión en la zona sacra cada hora.Tan pronto como sea posible, se pide al paciente que participe en su higiene personal ayudándole a fijar metas realistas, agregando si es posible, cada día una nueva tarea. Debe iniciar sus cuidado personales con el lado sano. Con una mano puede peinarse, cepillarse los dientes, afeitarse con una rasuradora eléctrica, bañarse y comer. El lado sano adquiere mayor fuerza con el uso. Hay que cerciorarse que no descuide el lado afectado. Existen dispositivos especiales ortopédicos que compensan ciertas deficiencias, por ejemplo, las barandillas alrededor de la bañera y WC. Si la persona se mantiene de pie con dificultad, se recomienda una silla o taburete de plástico en la bañera o ducha. Para entrar en la bañera, primero apoyará la pierna afectada y, para salir, se apoyará primero en la pierna no afectada. Hay que poner una goma protectora en la bañera o ducha. Para vestirse, también hay dispositivos ortopédicos que pueden ayudar a ponerse los calcetines, abrochar botones, etc.(consultar a centros ortopédicos autorizados). La vestimenta y el calzado deben ser adecuados para el paciente, generalmente se recomienda ropa de una talla mayor. El paciente tendrá mayor equilibrio si efectúa sentado el cambio de vestimenta. Cada prenda se pone en primer lugar en el lado débil. Es frecuente necesitar varios intentos para vestirse, el paciente precisa de mucho apoyo y comprensión para no desanimarse.
  • Posibles peligros. Se intentara evitar la ansiedad, la desatención y la disminución de la autoestima, ya que es frecuente que el paciente caiga en el desánimo. Las personas que cuidan al paciente tienen que detectar con antelación los posibles peligros que puedan existir alrededor suyo, tomando las medidas adecuadas. Hay que prevenir accidentes de naturaleza mecánica mediante la utilización de chalecos de seguridad, cinturones inmovilizadores para brazos y piernas, barandillas y otras protecciones específicas.
  • Comunicación y función cognoscitiva. Cuando el paciente comienza a recuperar la conciencia, se manifiestan signos de fatiga y confusión extrema, como consecuencia del edema cerebral que surge después del AVC. El paciente puede tener problemas por deficiencias de conocimiento, de conducta y emocionales a causa del daño cerebral. Sin embargo, en muchos casos se recupera en gran medida la función, ya que no todas las zonas sufren el mismo grado de lesión y algunas permanecen más funcionales que otras. Para pacientes con problemas de memoria, son útiles las instrucciones por escrito, los programas impresos, las cartas y cuadernos con indicadores y dibujos y las listas de comprobación.

PROBLEMAS MÁS FRECUENTES QUE PRESENTA UN PACIENTE CON AVC.

  • Retención urinaria. Es la incapacidad para orinar a pesar de la necesidad o deseo de hacerlo. En primer lugar, es preciso valorar los condicionantes y características del paciente, ya que se puede producir retención urinaria por encamamiento prolongado, por ansiedad, consumo de determinados fármacos o dificultades para orinar de forma adecuada. Descartadas las anteriores posibilidades, el tratamiento específico es el sondaje vesical (tubo delgado que se introduce desde el exterior y a través de la vía urinaria hasta la vejiga).
  • Incontinencia urinaria. Es la emisión involuntaria de la orina proveniente de la vejiga. Puede tratarse de un problema transitorio o permanente. El objetivo prioritario es intentar condicionar a los pacientes con incontinencia urinaria para que logren el control urinario mediante el adiestramiento sistemático en el hábito, facilitando la botella o cuña cada 2 horas. Recomendaciones: hay que valorar las instalaciones de aseo, en especial, la altura de los sanitarios, medios para levantarse o barras para agarrarse, evitando barreras físicas y procurando una buena iluminación. Hay que recordar a las personas de edad avanzada que tienen que ir al aseo , después de las comidas y antes de acostarse. Hay que utilizar todos los medios al alcance para mitigar el efecto de la incontinencia: pañales, empapadores, colectores de orina en varones, etc.
  • Estreñimiento. Es la dificultad en la defecación o la realización de menos de 3 deposiciones semanales. Se debe valorar la causa que lo origina y, según cuál sea, se realizara una acción específica. El estreñimiento puede mejorarse y aliviarse aumentando la movilización del paciente, la ingesta de líquidos, siguiendo una dieta rica en residuos o fibra y mediante la administración de enemas y tratamiento farmacológico si fuera necesario
  • Diarrea. Es el aumento del numero de deposiciones y el cambio de su consistencia, pudiendo llegar a ser líquidas. La perdida de líquidos puede provocar deshidratación y lesiones del periné (área genital) por la irritación provocada al estar en contacto prolongado con las heces. Hay que modificar la dieta y el ritmo de nutrición por sonda. Consultar al médico.
  • Alimentación por sonda nasogastrica. Es una forma de nutrición artificial utilizada cuando la alimentación por vía oral no es posible (dificultad para la deglución) o insuficiente.
  • Úlceras por presión. Son aquellas lesiones de la piel y tejidos subyacentes provocadas por una presión sostenida, que impide la circulación de la sangre por los vasos sanguíneos que aportan oxígeno y nutrientes a la piel. La localización más frecuente es: en la parte baja de la espalda (sacro), el hueso de la cadera (trocánter), la escápula (omóplato), los codos, los tobillos (maleolo) y los talones. Las personas que tienen más posibilidad de padecerlas son aquellas que tienen grandes dificultades para movilizarse, incontinencia fecal o vesical, con desnutrición o deshidratación o con graves alteraciones de la conciencia.
  • Alteraciones del hábito del sueño. Debemos intentar mantener el mismo horario para las diversas actividades diarias. Asegurar una cama cómoda, temperatura ambiental agradable y ausencia de luz y ruido en el dormitorio. Evitar la cafeína, el alcohol , el tabaco y las comidas copiosas. Realizar actividades moderadas durante el día y evitar las siestas prolongadas.
  • Actividad sexual. El temor a sufrir un nuevo AVC durante el acto sexual suele ser infundado, comunique a su médico las dudas al respecto. El aumento de la capacidad de autocuidado y el control de la higiene personal incrementan la autoestima, fundamental para normalizar una correcta relación sexual.
  • Problemas del habla. Algunos problemas emocionales del paciente están relacionados con su dificultad para hablar. La intervención de un logopeda permite que la familia participe en la asistencia y cuente con instrucciones prácticas para auxiliar el paciente entre las sesiones. Es importante motivar al paciente para que no abandone sus tareas de distracción, el contacto con los amigos, a fin de evitar el aislamiento social.

FORMAS DE MOVILIZAR AL PACIENTE.

1-Para mover al enfermo de un lado a otro de la cama, nos ayudaremos con una sabana colocada por debajo del enfermo. De manera que sólo se tenga que enrollar uno de sus extremos y estirarlo.

 

2-Para ponerlo de lado, colocar una pierna sobre la otra y, después
girarle.

 

3- Para ayudar al paciente a levantarse y sentarle al lado de la
cama:
- Se colocará una mano tras el hombro paralizado y la otra sobre la rodilla del lado bueno para bajarle las piernas.

 

 

Colocar el paciente en el borde de la cama y pedirle que cruce los dedos de las manos abrazándose al cuello de la persona que le ayuda.

Esta colocara los pies por fuera de los del enfermo y flexionará las rodillas, y le abrazará por la espalda, por la parte más baja.

Una vez levantado el paciente, se girará poco a poco con las piernas flexionadas, hasta que la butaca quede detrás del paciente.

 

-Una vez sentado el enfermo, hay que procurar que mantenga una posición recta . Para ello, se colocara un cojín detrás del lado paralizado, de forma que se mantenga derecho y si el respaldo de la butaca no es suficiente alto, se colocara un cojín para apoyar la cabeza. Cuando el pie del lado paralizado tenga tendencia a torcerse hacia fuera, tendrá que colocarse una almohadilla en forma de cuña debajo del cojín de la butaca.

TRASLADARSE SOLO DE LA CAMA A LA SILLA Y VICEVERSA.

Las superficies deben estar a la misma altura y próximas entre si. Se colocará en el extremo de la cama o silla, con los pies apoyados en el suelo y el lado sano siempre por delante. Se pondrá de pie y se inclinará hacia delante, apoyándose sobre los brazos de la silla. El cuerpo se girará hasta quedar de espaldas a la silla o cama y se dejara caer con suavidad.

 

 

DESPLAZAMIENTOS:

  • En el caso de los escalones se pueden utilizar rampas.
  • Acoplamiento de una silla eléctrica al pasamanos de la escalera.
  • En la mayoría de las ciudades hay autobuses y taxis para pasajeros en sillas de ruedas.
  • En el caso de viajes: programarlos con antelación para prever los posibles obstáculos que podamos encontrar, facturar las maletas y avisar al hotel de los posibles servicios que se precisaran.
  • Si su médico le dice que puede conducir un vehículo de motor, éste debe estar convenientemente preparado. Existen cursos especiales de aprendizaje.

CONSEJOS RELACIONADOS CON LA SEGURIDAD:

Seguridad general se aconseja:

  • Utilizar calzado con suelas antideslizante y bien sujeto al pie.
  • Evitar encerar el suelo y colocar gomas antideslizante en andadores, muletas y bastones.
  • No utilizar alfombras o adherir sus bordes al suelo.
  • No dejar objetos en el suelo para evitar tropiezos.
  • Instalar alarmas contra incendios.
  • Si vive solo, que alguien le llame o le visite diariamente. Instalar extensiones telefónicas en todas las habitaciones. Dejar a la vista los números de urgencias.(Servicio de Teleasistencia de la Cruz Roja)
  • Hay en el mercado artículos especiales adaptados a sus necesidades (platos, cubiertos, etc.)

En la cocina se aconseja:

  • Si hay trastornos sensitivos, comprobar la temperatura del agua con la mano no afectada o con un termómetro, para evitar las quemaduras.
  • Para cocinar, evitar utilizar ropa con mangas anchas, el delantal y los guantes serán de material no inflamable.
  • Disponer de un extintor en lugar de fácil acceso.
  • Utilizar cocina eléctrica, en lugar de la de gas.
  • Si se derrama algún líquido, recogerlo inmediatamente para evitar caídas.
  • Mantener las manos secas, para evitar que los objetos resbalen y caigan.
  • Colocar los alimentos y utensilios de cocina en lugares de fácil acceso.
  • Tapar adecuadamente las sartenes y utilizar mangos largos y aislantes.

En el cuarto de baño, se aconseja:

  • No cerrar la puerta con pestillo.
  • Colocar adecuadamente la silla de ruedas.
  • Que siempre alguien de la familia sepa que está utilizando el baño.
  • Colocar los utensilios de higiene a la altura adecuada.
  • En la bañera, colocar barras de sujeción verticales u horizontales y alfombra antideslizante en el suelo de la misma.
  • Fijar la temperatura del agua antes de entrar en la ducha o bañera.
  • Aumentar la altura del WC.
  • Mantener el suelo seco para evitar resbalar.

SITUACIONES CLÍNICAS QUE DEBEN CONSULTARSE.

  • Repetición de los síntomas que tuvo en el AVC, como perdida de fuerza, hormigueo, perdida de visión, etc.
  • Dolor en el pecho, que dificulte la respiración, con sudoración y que pueda irradiarse a hombro, brazo o espalda. ( angina de pecho).
  • Crisis epilépticas o pérdida de la conciencia.
  • Hinchazón y frialdad del pie, pierna o muslo.
  • Dolor e hinchazón en la mano, brazos y hombro.
  • Hemorragias (encías, nariz, orina), especialmente si toma anticoagulantes.
  • Dolor o escozor al orinar.
  • Molestias abdominales, náuseas, mareo, inestabilidad que pueden estar relacionados con la medicación.
  • Depresión, desinterés por las cosas, abandono de las actividades cotidianas, tristeza.

Fuente: Inscor Barcelona.

No utilizar la información que aparece en Vademedicus para realizar un diagnostico médico, ni iniciar o suspender  tratamientos  sin acudir a un profesional de la medicina.